Recuerdo en mi niñez cómo me gustaba hacer caminitos para mis carritos. Después me gustaba hacer caminos y veredas para mi bicicleta. Senderos, veredas, caminos -- todos los tenemos. ¿Qué caminos llevas?

Según Tu Palabra

“Abatida hasta el polvo está mi alma;
Vivifícame según tu palabra.”

Salmo 119.25

Lectura: Salmo 119.25-32

Recuerdo en mi niñez cómo me gustaba hacer caminitos para mis carritos.

Después me gustaba hacer caminos y veredas para mi bicicleta.

Muchos años después, me tocó hacer caminitos con mis hijos pequeños.

Senderos, veredas, caminos — todos los tenemos.

¿Qué caminos llevas?

“Te he manifestado mis caminos, y me has respondido;
Enséñame tus estatutos”
(Salmo 119.26).

“Hazme entender el camino de tus mandamientos,
Para que medite en tus maravillas”
(Salmo 119.27).

“Aparta de mí el camino de la mentira,
Y en tu misericordia concédeme tu ley”
(Salmo 119.29).

“Escogí el camino de la verdad;
He puesto tus juicios delante de mí”
(Salmo 119.30).

“Por el camino de tus mandamientos correré,
Cuando ensanches mi corazón”
(Salmo 119.32).

¿Por cuál camino vas?

Señor, ayúdame hoy a caminar en el camino de la verdad. En el camino de tus mandamientos correré.

[La Biblia dice: Se deshace mi alma de ansiedad; Susténtame según tu palabra. (Salmo 119.28)]
tomado de Salmo 119.28

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *