Los de su grey
“Los que son de tu grey han morado en ella;
Por tu bondad, oh Dios, has provisto al pobre.”

Salmo 68.10

Lectura: Salmo 68.1-10

Esta mañana me levante cansado y abatido en espíritu.

¡Hasta cuándo, oh Dios!

¿Y cuánto más durará está sequía?

¿Y llegará a ser aún más pésima?

Casi terminando mi lectura, llegué como ciervo sediento a este versículo:

“Abundante lluvia esparciste, oh Dios;
A tu heredad exhausta tú la reanimaste”
(9).

Sí, huelo agua. ¿Pero será para mí? Espero que sí, porque si Tú, oh Dios, no me das lluvia y ánimo, ¿quién lo hará?

[A tu heredad exhausta tú la reanimaste (Salmo 68.9)]
tomado de Salmo 68.9

One thought on “Reanimando al exhausto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *